Las Cartas de Recomendación laborales


Al momento de iniciar un proceso de selección, es común que la empresa o institución a la cual se aplica solicite una carta de recomendación, es decir, un documento formal en el cual tu anterior empresa, jefe inmediato o superior manifieste que eres un profesional competente y muy valioso(a), por lo cual respalda tu postulación a esta nueva plaza.

Normalmente, al renunciar a un empleo, se recomienda solicitar este tipo de documentos antes de dejar la empresa.


¿Cómo se elabora una carta de recomendación?

Hay que diferenciar la carta de recomendación laboral con una carta de constancia laboral. Ambas contienen los datos personales del empleado, pero en la primera, además de los generales, la empresa u organización destaca las cualidades laborales de una persona.


¿Qué debe contener una carta de recomendación laboral?

En primera instancia hay que resaltar que una carta laboral debe ser redactada con profesionalismo, dirigiéndose al lector con vocablo formal, y destacando los valores, fortalezas y cualidades laborales del postulante.

Se deben evitar redacciones informales y personales como: “es una persona sumamente cariñosa, risueño y platicador, es amigo de todos”, en cambio se sugiere: “es un profesional altamente empático, con excelente servicio al cliente interno y con grandes habilidades de comunicación”.

Recordar también, que las cartas de recomendación laborales están dirigidas hacia un público objetivo determinado: ¡el futuro empleador! Y es por ello que debe describir profesionalmente las fortalezas y competencias laborales.


La carta de recomendación como un sello de calidad

Las cartas de recomendación construidas de manera legible, precisa y fácil de entender, pueden ayudar a filtrar e identificar los mejores perfiles de la convocatoria.

Una recomendación laboral es generada de manera voluntaria por algunas empresas que agradecen y contribuyen al desarrollo personal y profesional del talento del colaborador saliente, que ha favorecido al crecimiento de la organización con su aptitud y actitud.

Es indispensable mencionar allí las competencias personales, competencias profesionales y logros representativos que han impulsado a su nuevo cargo. Así el reclutador se llevará de primera mano la mejor impresión de la marca personal del candidato, sin que él le esté contando toda una trayectoria en una organización.

Adicionalmente, el autor de una recomendación debe pensar de manera honesta que si fuera él quien recibiera esta carta, pueda ayudarle a tomar una mejor decisión.


Las cartas de recomendación laboral tienen como objetivo demostrar que el aspirante a una vacante se ha desempeñado satisfactoriamente en puestos anteriores

1. Nombre completo y datos de identificación de la persona que se recomienda:

Permite verificar que, quien aplica es la misma persona que se menciona en la carta de recomendación laboral.

2. Puesto y periodo en el que se desempeñó en la empresa anterior:

Se puede constatar que el aspirante ocupó un puesto que le proporcionó experiencia durante determinado tiempo y que corresponde o no al puesto al que está aplicando.

3. Breve descripción de las responsabilidades inherentes al puesto que ocupó y los logros que obtuvo:

No es recomendable extenderse mucho, sin embargo, sí en términos generales mencionar cuales eran las responsabilidades principales del puesto por las que lo recomiendan.

4. Cualidades, competencias y características del aspirante:

Las empresas siempre buscan ciertas cualidades, valores, competencias y características que sean congruentes con la cultura organizacional que manejan, algo que aporte valor.


5. Recomendación:

Cierre en el que se recomienda a la persona por lo anteriormente expuesto.


>> Regresar a página anterior